Entradas con la etiqueta ‘Sidra Petritegi’


Solomillo de cerdo ibérico

20 octubre, 2015
solomillo iberico asador imanol

Recetas para el solomillo hay miles. En concreto, y por curiosidad, probar a buscar “Solomillo de cerdo ibérico” en Google y aparecerán 270.000 resultados. Ahí es nada, y ahora poneros a buscar la idónea, ir al mercado y tras seleccionar las mejores piezas, volver a casa para deleitaros con el experimento.

En total, desde que os aventuréis a hacer la búsqueda, que ya os la facilitamos nosotros: “Solomillo de cerdo ibérico”, entre que encontréis la receta que os apetece elaborar, (no se suele buscar más allá de la segunda página, a 10 entradas por páginas, 20 a 2 minutos por receta (si no incluimos videos de Youtube, claro), pongamos que en 40 minutos habréis decidido cómo vais a preparar el solomillo. Ahora nos acicalamos y preparamos para acercarnos al mercado más cercano (de confianza) para comprar la pieza (dando por sentado que estamos en casa, si estás en la oficina procura que ni te vean curioseando en Internet en horas de oficina, cada cosa tiene su momento 😉

Ya estás de vuelta, ya has comprado los ingredientes, ahora recupera la receta que habías seleccionado en Internet (quizás en un libro de recetas familiar o en algún recetario casero), coloca los ingredientes, prepara la plancha y enciende el extractor de humos antes de aceitarla.

Esta es una opción para saborear un solomillo, no lo ponemos en duda. Y si es en familia, mejor, con los nuestros.

Pero desde el Asador Imanol os ofrecemos un Plan B.

Ven siéntate a la mesa y pide a nuestro camarero que te sirva un solomillo de cerdo ibérico. La única decisión que deberás tomar será “el punto” de la carne. El resto ya lo hacemos nosotros.

En el intervalo podrás deleitarte con alguno de nuestros Pintxos, quizás saboreando nuestras Txistorras de Navarra acompañadas por una cerveza (“con o sin”, Pilsner Urquell o Clausthaler respectivamente) o nuestra sidra Petritegi, esperando tu carne roja y, para qué negarlo, podrás ir descorchando “El Regalo de Izadi” para maridar tu solomillo… Todo esto podrás hacer en el ratito en que nuestro chef elabora esa pieza que hará que tus sentidos se regocijen de placer.

Este es nuestro reto.

Hacerte disfrutar. Procurarte los ingredientes para que olfato, vista y gusto (sobre todo estos tres sentidos), resulten satisfechos y colmados. Sin más esfuerzo que retenerte unos minutos mientras te lo preparamos, de ahí los pintxos y tapas que te sugeríamos, quizás, y por reciente en nuestro blog, una ensalada de tomate rojo que tan bien le va  a esta carne roja…

Qué deciros sobre el sabor del solomillo de cerdo ibérico que no sepáis. Si es evocarlo y paladearlo con el pensamiento. Proveniente de la parte trasera del espinazo del animal, es sabrosa, tierna y aromática: la más preciada de las piezas de un ibérico (con permiso del Jamón Ibérico, claro está), de las piezas… para cocinar.

Pero quizás haya otros detalles (objetivos), quizás tan importantes como su sabor (subjetivo), que a primera vista pasan desapercibidos. Los comentaremos sin abrumaros con datos…

Nos encontramos ante un producto sano para nuestro corazón, apto para diabéticos porque no contiene azúcar. Un alimento repleto de vitaminas B1 (refuerza nuestro estado anímico) y B3 (para combatir el colesterol y mejorar la circulación sanguínea) posicionado entre los alimentos con mayor aporte de proteínas. Idóneo para nuestra musculatura (sea un infante, adulto, anciano quien lo consuma), con aporte en ácido fólico y compuesto en gran medida por hierro y zinc.

Por todos estos datos (objetivos) más su gusto (subjetivo) no  podemos dejar de recomendaros que probéis nuestro Solomillo de cerdo ibérico en uno de nuestros Asadores Imanol, para vuestro deleite y satisfacción.

Txistorra navarra, un producto “made in Spain”

20 marzo, 2014
txistorra-asador-imanol

Pocos pueblos pueden sacar pecho como el nuestro a la hora de darse a conocer por el paladar. Y si hay un detalle que lo ha dificultado ha sido precisamente la gran variedad de corrientes gastronómicas como tenemos en nuestra piel de toro.

Nuestra geografía nos ha puesto múltiples obstáculos, y la escasez de agua ha complicado nuestra economía, cuando no nuestra agricultura y ganadería. La primera reconocida ya como despensa del imperio romano, y la segunda innovadora y osada. Innovadora porque nunca hemos dudado, salvaguardando los valores intrínsecos de cada una de las regiones que componen nuestra España gastronómica, en experimentar y probar cosas nuevas, logrando enormes resultados: como por ejemplo, y sirva como curiosidad… la ganadería vacuna española, cuya tradición trashumante se remonta a la Reconquista (s.XI-XIII), etapa en la que ganaderos astures, leoneses y vascongados se adentraban en Castilla, sin tierras propias, en tierra de nadie, como punta de lanza de la colonización cristiana en la misma frontera con el Islam. De ahí surgió el concepto de vaquero que después exportaríamos a las Américas dando origen a los “gauchos” desde la Argentina al Brasil (s. XVIII) y al “cowboy” en los actuales Estados Unidos (S.XIX).

Eso en cuanto al vacuno, que si hablamos de nuestra ganadería porcina, y hablando de cerdos, por poner un ejemplo, los encontramos en todo el globo, pero ninguno como los que pululan por nuestra península. Aquí hago un inciso, al decir “península”, pues resulta curioso que compartiendo geografía, clima y tantas cosas, el rendimiento que sacan nuestros vecinos lusos del cerdo sea tan pobre comparado con el nuestro.

También es cierto que nuestra gastronomía, dada la trayectoria geopolítica de España, ha sabido nutrirse primero, y hacer una exquisita selección de géneros allí por donde hemos plantado nuestra enseña nacional después… lo cual equivale a decir; en todo el globo. Hemos hecho (y hacemos) una gran selección, sabiendo escoger productos tales como el pimiento en zonas coloniales de Sudamérica, lo hemos traído a la península y aquí lo hemos elevado a la quinta esencia con nuestro clima y nuestra tradición… Saboreo el Pimentón de la Vera solo con evocarlo…

Cerdo, pimentón… dos ingredientes tan básicos con múltiples usos…

Y pongo por ejemplo la txistorra/chistorra que servimos en Imanol Diversia. Cuya receta es tan exclusiva y particular que nos guardamos su secreto, pero aquello que no podemos esconder del gran público: nuestros amigos y clientes, es su sabor y esa característica tan peculiar que hace que no repita. Bueno… que no repita en su digestión, porque repetir es lo que hace todo aquel que la prueba, incluso por la noche, al disfrutar de tan exquisito y sencillo manjar de sabor intenso y efímero a largo plazo que hace que guardes buen recuerdo y ganas de volverlo a probar.

No querríamos terminar esta recomendación sin invitaros a pasaros por nuestro asador en Diversia y comprobar, por vosotros mismos, cuán cierto es lo que acabo de deciros. Y si para colmo la acompañáis con nuestra sidra Petritegi, o con un Txacolí… qué más podemos deciros… Como pintxo entre horas o aperitivo antes de daros un homenaje con nuestra carta: “Made in Spain”.

 

De Madrid al cielo con Sidra Petritegi

2 septiembre, 2013
Sidra Petritegi en Asador Imanol

Si hay una bebida que hermana a la hora de degustarla con amigos es sin duda la sidra. Hacerlo en el lagar evoca tradición y rezuma costumbrismo sobre todo si hablamos de la “sagardoa” o sidra natural. Tal es el caso de la sidra que podréis degustar si queréis huir de los rigores del clima del mes de agosto en Madrid, en los Asadores Imanol.

Tenemos el gusto de refrescaros con la exquisita Sidra Petritegi, capaz de satisfacer (a la par que refrescar) los paladares más exquisitos de los “sagardozales” aficionados a la sidra, desde nada menos que el siglo XVI, en su caserío (o “tolare”) homónimo cuya fama fundamental se cimentó a partir del siglo XVIII, cuando los lugareños acudían al ponerse en venta una cuba, prestos a “tabernar sidra”. Costumbre reforzada tras la reforma de su bodega en los años ’70 del pasado siglo XX, por la quinta generación de la familia Goicoechea-Otaño, a manos de José Joaquín Otaño.

Por si todo esto fuera poco, el Asador Imanol ha querido rendir homenaje a tan noble sidra poniendo su granito de arena para encumbrarla en lo más alto, allí donde merece estar para que los más exquisitos del paladar la puedan saborear…

¿Y cómo…?

Decir que es nuestra sidra oficial tendría que ser suficiente para comprender que si sólo ofrecemos los mejores productos en Imanol, Petritegi tenía que estar con nosotros, o nosotros con ella… en cualquier caso: juntos.

Pero todo es susceptible de mejorar, y lo que nosotros hemos hecho ha sido elevarla a lo más alto de Madrid, en el rincón exclusivo del Gourmet Experience que El Corte Inglés ha abierto en su 9ª planta del edificio Callao (Plaza de Callao 2, Madrid).

Asador Imanol es una de las firmas exclusivas (y privilegiadas) que dispone de su propio espacio en dicho “Gourmet Experience”, en donde los paladares más exquisitos pueden disfrutar la oferta gastronómica más exclusiva a modo de pintxos y raciones (incluso comprar los productos in situ) amén de gozar con las mejores vistas de la capital: de la Gran Vía madrileña; Plaza de España; la Catedral de la Almudena y el Palacio de Oriente.

Todo esto en el mismo corazón de la ciudad. Pero no nos engañemos… Si algo tiene de especial la sidra Petritegi, es que suspendidos en el aire de Madrid, si cierras los ojos al degustar su sabor clásico vivirás un momento inolvidable, pues percibirás las mismas sensaciones que sentirías en su bodega de Astigarraga rodeada de manzanos.

Restaurante Imanol
a Olga y María