Entradas con la etiqueta ‘receta’


Arroz con leche

9 abril, 2015
arroz con leche

Este artículo se lo dedicaremos a una receta de toda la vida, de las que nuestras abuelas nos preparaban con cariño cuando nos recibían en la puerta de la casa con un aroma que invadía todo el lugar con matices de canela y cítricos.

Hablamos del arroz con leche, una receta que tiene tantas variaciones que para escribirlas todas necesitaríamos publicar un libro y a buen seguro tendríamos que irlo ampliando edición tras edición.

Así pues, como la receta tiene unos ingredientes comunes sea cual sea su procedencia (Asturias o en Andalucía), se puede servir en frío o en caliente… Aunque no solo se da en España, también lo encontraréis en todos los sitios que hayan formado parte de ella: el Perú, Colombia… con sus matices locales y sus adaptaciones a los diferentes paladares… así que para centrarnos nos ceñiremos exclusivamente a nuestro arroz con leche, el de nuestro Asador Imanol en el Paseo de la Habana, para delicia de quienes ya lo hayan probado (al rememorarlo) y dar alguna idea a quienes hayan hecho su reserva (o piensen hacerlo en breve) para comer en nuestro/tu Asador.

La receta es tan básica que consiste en apenas tres pasos: calentar leche, hervir el arroz en ella y dejar que cuajen ambos. Pero es precisamente en esta sencillez donde radica su éxito y hará que podamos hacer multitud de arroces iguales y todos resulten diferentes.

Al mencionar “cítricos” hablamos del limón o la naranja, pero admite mandarinas también, el arroz suele ser “redondo”, pero el Bomba no se queda a la zaga. Podemos usar azúcar o edulcorantes, y rematar la receta con canela en rama, vainilla e incluso chocolates… Tal es su adaptación a nuestros paladares.

En Imanol Paseo de la Habana hemos optado por mantenernos fieles a la receta original del arroz con leche rematándola con un detalle exclusivo al final: flambeamos el arroz (sin alcohol) para lograr un matiz caramelizado que contraste y resalte la melaza del arroz que ha cogido cuerpo dejándolo enfriar en la misma leche que lo hemos hervido hasta hacerla desaparecer absorbida en los granos de arroz.

Un toque peculiar y característico de nuestro/tu Asador que hace las delicias de los paladares de nuestros amigos y comensales.

1 milímetro de placer… Ensalada de salmón de Belaúnde

7 abril, 2014
ensalada salmón ahumado Asador Imanol

1 milímetro de placer…

Esta es una receta… de milímetros.

Pues pocas veces tan poco ha dado tanto placer. Y me refiero a la ensalada de salmón de nuestro Imanol de Belaúnde. Una ensalada tradicional, de la casa, con una trayectoria de décadas que ha mantenido su demanda en todas las estaciones del año, en todos los años del Imanol de Belaúnde. Tantos como hace que apareció en la oferta gastronómica madrileña.

Ensalada cuya sencillez nos obliga a pensar que el truco no está en su receta (que en breve comentaremos) si no en las manos de Asador Imanol. Escasos ingredientes, poquitos pasos a dar y un resultado indiscutible que hace de ella uno de los platos más solicitados en cualquier momento del año, a pesar de que por sus ingredientes pueda invitarnos a pensar que sería adecuada para primavera y sobre todo el verano.

Empezábamos el artículo diciendo “1 milímetro de placer”, y no errábamos. Y ahora os lo explicamos: la base de la receta es una lámina fina (1mm.) de patata asada confitada (empezamos a crear ambiente…), sobre la que colocaremos otra lámina, por lo general no superiores en grosor a 1mm también, de salmón ahumado (y no de “cualquier salmón ahumado”: hablamos de Ahumados Domínguez: sinónimo de la mejor calidad), una capa de picadillo de cebolleta, una pizca de huevas de lumpo negras, salsa francesa (con limón, aceite de oliva virgen y sal), huevo rallado y un poquito de cebollino fresco picado para terminar de decorar Sencillo, ¿verdad?

Por eso decía que lo importante de esta receta no es ella en si misma, sino la mano de Asador Imanol, que hace de algo tan sencillo una necesidad para los comensales y amigos que osen probarla para caer atrapados en su sabor.

Mención forzosa a los Ahumados Domínguez, por descontado, aunque tal vez deberíamos llamarlos “perfumados” Domínguez, como bien nos explican en su página Web, debido al proceso “secreto” de una elaboración del ahumado que dura cinco días y preña al salmón de un abanico de aromas tal, que nos hace sentir capaces de valorar incluso su fragancia a través del paladar… Magia de nuestra gastronomía, y magia de una empresa artesanal que debe su fama al buen trabajo de generaciones a partir de 1960.

En cualquier caso, y como parece que vuelve a despuntar el sol y se van escondiendo (despacito eso sí) las nubes del invierno recién terminado, rematemos esta receta acompañándola con un Txacolí fresquito que no hará si no multiplicar esa experiencia de sabores refrescantes en el paladar.

Asador Imanol Beláunde
C/ Víctor Andrés Belaúnde, 3
28016 Madrid
Tel.: 91 457 77 57
belaunde@asadorimanol.com

Txistorra navarra, un producto “made in Spain”

20 marzo, 2014
txistorra-asador-imanol

Pocos pueblos pueden sacar pecho como el nuestro a la hora de darse a conocer por el paladar. Y si hay un detalle que lo ha dificultado ha sido precisamente la gran variedad de corrientes gastronómicas como tenemos en nuestra piel de toro.

Nuestra geografía nos ha puesto múltiples obstáculos, y la escasez de agua ha complicado nuestra economía, cuando no nuestra agricultura y ganadería. La primera reconocida ya como despensa del imperio romano, y la segunda innovadora y osada. Innovadora porque nunca hemos dudado, salvaguardando los valores intrínsecos de cada una de las regiones que componen nuestra España gastronómica, en experimentar y probar cosas nuevas, logrando enormes resultados: como por ejemplo, y sirva como curiosidad… la ganadería vacuna española, cuya tradición trashumante se remonta a la Reconquista (s.XI-XIII), etapa en la que ganaderos astures, leoneses y vascongados se adentraban en Castilla, sin tierras propias, en tierra de nadie, como punta de lanza de la colonización cristiana en la misma frontera con el Islam. De ahí surgió el concepto de vaquero que después exportaríamos a las Américas dando origen a los “gauchos” desde la Argentina al Brasil (s. XVIII) y al “cowboy” en los actuales Estados Unidos (S.XIX).

Eso en cuanto al vacuno, que si hablamos de nuestra ganadería porcina, y hablando de cerdos, por poner un ejemplo, los encontramos en todo el globo, pero ninguno como los que pululan por nuestra península. Aquí hago un inciso, al decir “península”, pues resulta curioso que compartiendo geografía, clima y tantas cosas, el rendimiento que sacan nuestros vecinos lusos del cerdo sea tan pobre comparado con el nuestro.

También es cierto que nuestra gastronomía, dada la trayectoria geopolítica de España, ha sabido nutrirse primero, y hacer una exquisita selección de géneros allí por donde hemos plantado nuestra enseña nacional después… lo cual equivale a decir; en todo el globo. Hemos hecho (y hacemos) una gran selección, sabiendo escoger productos tales como el pimiento en zonas coloniales de Sudamérica, lo hemos traído a la península y aquí lo hemos elevado a la quinta esencia con nuestro clima y nuestra tradición… Saboreo el Pimentón de la Vera solo con evocarlo…

Cerdo, pimentón… dos ingredientes tan básicos con múltiples usos…

Y pongo por ejemplo la txistorra/chistorra que servimos en Imanol Diversia. Cuya receta es tan exclusiva y particular que nos guardamos su secreto, pero aquello que no podemos esconder del gran público: nuestros amigos y clientes, es su sabor y esa característica tan peculiar que hace que no repita. Bueno… que no repita en su digestión, porque repetir es lo que hace todo aquel que la prueba, incluso por la noche, al disfrutar de tan exquisito y sencillo manjar de sabor intenso y efímero a largo plazo que hace que guardes buen recuerdo y ganas de volverlo a probar.

No querríamos terminar esta recomendación sin invitaros a pasaros por nuestro asador en Diversia y comprobar, por vosotros mismos, cuán cierto es lo que acabo de deciros. Y si para colmo la acompañáis con nuestra sidra Petritegi, o con un Txacolí… qué más podemos deciros… Como pintxo entre horas o aperitivo antes de daros un homenaje con nuestra carta: “Made in Spain”.

 

Las Judías Verdes de Imanol Belaúnde

1 agosto, 2013
judias-verdes-jamon-iberico

Tener tu propia huerta tiene sus ventajas… Y Asador Imanol la tiene. La más importante de todas es saber (y sobre todo comprender) la importancia de la “estacionalidad” de cada uno de nuestras verduras, entre las que incluiremos la judía verde, fabácea (su fruto es una legumbre) primaveral de principios de verano. Es en estos momentos cuando podemos dar el salto de “consumir” al “disfrutar”.

No es lo mismo saber qué verdura se puede comprar en un mercado, como comprender cuál es su mejor momento, cuándo y por qué. Y este es nuestro caso. Por supuesto que podemos consumir judías verdes a lo largo de todo el año. El invernadero o la importación consiguen la ausencia de estacionalidad, pero a costa de pequeños/grandes detalles para el olfato; el gusto; la vista… que obviamente nos perdemos si la verdura que consumimos está fuera de temporada.

Detalles que quizás no son determinantes a la hora de digerirla, pero sí lo son a la hora de disfrutarla y gozarla exprimiendo hasta la última de sus bondades (no podemos olvidar que las judías verdes contienen vitaminas, minerales, ácido fólico, antioxidantes). Y bien lo sabe Miguel Ángel Leal, chef en Imanol Belaúnde, quien nos explica cómo recolectamos nuestras judías verdes -de nuestra huerta en Lacunza, comarca de La Barranca en Navarra; pleno valle de Aranaz- en las fechas adecuadas para ofrecer a nuestros clientes/amigos el mejor género en su plato.

Bueno… Nos explica su procedencia y se nos hace la boca agua escuchando cómo describe el proceso adecuado de cocción de las judías verdes, a las que trata, (igual que al resto de verduras y hortalizas) “ni mejor ni peor que otros restaurantes, sólo de manera diferente”, jugando con diferentes temperaturas del agua para extraerlas todo el sabor salvaguardando su textura y su color.

Y como el resto de la receta (clave de su éxito) no nos lo desveló, tan solo tienes dos maneras de disfrutar las judías verdes en su plenitud: comprarlas en el mercado y combar cada una de ellas con los dedos hasta sentir cómo crujen y se parten por la mitad para comprobar su frescura, o bien dejarte caer por Imanol Belaúnde para gozar con sus sabores clásicos y permitir que Miguel Ángel te sirva alguna de nuestras especialidades en judías verdes, sean frías en ensalada o calientes salteadas con jamón ibérico para disfrutar un momento inolvidable.

Restaurante Imanol
a Olga y María