Solomillo de cerdo ibérico

solomillo iberico asador imanol

Recetas para el solomillo hay miles. En concreto, y por curiosidad, probar a buscar “Solomillo de cerdo ibérico” en Google y aparecerán 270.000 resultados. Ahí es nada, y ahora poneros a buscar la idónea, ir al mercado y tras seleccionar las mejores piezas, volver a casa para deleitaros con el experimento.

En total, desde que os aventuréis a hacer la búsqueda, que ya os la facilitamos nosotros: “Solomillo de cerdo ibérico”, entre que encontréis la receta que os apetece elaborar, (no se suele buscar más allá de la segunda página, a 10 entradas por páginas, 20 a 2 minutos por receta (si no incluimos videos de Youtube, claro), pongamos que en 40 minutos habréis decidido cómo vais a preparar el solomillo. Ahora nos acicalamos y preparamos para acercarnos al mercado más cercano (de confianza) para comprar la pieza (dando por sentado que estamos en casa, si estás en la oficina procura que ni te vean curioseando en Internet en horas de oficina, cada cosa tiene su momento 😉

Ya estás de vuelta, ya has comprado los ingredientes, ahora recupera la receta que habías seleccionado en Internet (quizás en un libro de recetas familiar o en algún recetario casero), coloca los ingredientes, prepara la plancha y enciende el extractor de humos antes de aceitarla.

Esta es una opción para saborear un solomillo, no lo ponemos en duda. Y si es en familia, mejor, con los nuestros.

Pero desde el Asador Imanol os ofrecemos un Plan B.

Ven siéntate a la mesa y pide a nuestro camarero que te sirva un solomillo de cerdo ibérico. La única decisión que deberás tomar será “el punto” de la carne. El resto ya lo hacemos nosotros.

En el intervalo podrás deleitarte con alguno de nuestros Pintxos, quizás saboreando nuestras Txistorras de Navarra acompañadas por una cerveza (“con o sin”, Pilsner Urquell o Clausthaler respectivamente) o nuestra sidra Petritegi, esperando tu carne roja y, para qué negarlo, podrás ir descorchando “El Regalo de Izadi” para maridar tu solomillo… Todo esto podrás hacer en el ratito en que nuestro chef elabora esa pieza que hará que tus sentidos se regocijen de placer.

Este es nuestro reto.

Hacerte disfrutar. Procurarte los ingredientes para que olfato, vista y gusto (sobre todo estos tres sentidos), resulten satisfechos y colmados. Sin más esfuerzo que retenerte unos minutos mientras te lo preparamos, de ahí los pintxos y tapas que te sugeríamos, quizás, y por reciente en nuestro blog, una ensalada de tomate rojo que tan bien le va  a esta carne roja…

Qué deciros sobre el sabor del solomillo de cerdo ibérico que no sepáis. Si es evocarlo y paladearlo con el pensamiento. Proveniente de la parte trasera del espinazo del animal, es sabrosa, tierna y aromática: la más preciada de las piezas de un ibérico (con permiso del Jamón Ibérico, claro está), de las piezas… para cocinar.

Pero quizás haya otros detalles (objetivos), quizás tan importantes como su sabor (subjetivo), que a primera vista pasan desapercibidos. Los comentaremos sin abrumaros con datos…

Nos encontramos ante un producto sano para nuestro corazón, apto para diabéticos porque no contiene azúcar. Un alimento repleto de vitaminas B1 (refuerza nuestro estado anímico) y B3 (para combatir el colesterol y mejorar la circulación sanguínea) posicionado entre los alimentos con mayor aporte de proteínas. Idóneo para nuestra musculatura (sea un infante, adulto, anciano quien lo consuma), con aporte en ácido fólico y compuesto en gran medida por hierro y zinc.

Por todos estos datos (objetivos) más su gusto (subjetivo) no  podemos dejar de recomendaros que probéis nuestro Solomillo de cerdo ibérico en uno de nuestros Asadores Imanol, para vuestro deleite y satisfacción.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Restaurante Imanol
a Olga y María