Alcachofas fritas

alcachofas-fritas-asador-imanol

¡¡¡Atención!!!

Las autoridades pertinentes advierten: Está Vd. a punto de leer un artículo que le generará un profundo deseo de dejar de hacer lo que esté haciendo para irse a su Asador Imanol más cercano.

Dicho esto os hablaremos de las alcachofas fritas.

No de unas alcachofas fritas cualquiera. Las del Asador Imanol (de ahí la advertencia de arriba, para curarnos en salud).

Si ya las has probado sabrás de qué le estamos hablando, y nos comprenderás. Si no lo has hecho, celébralo. Pocas veces le descubren a uno un placer oculto que, lejos de inalcanzable, lo tiene tan accesible como poner rumbo a uno de nuestros asadores.

alcachofas-fritas-asador-imanol-madrid

Entrante sin igual, guarnición fabulosa, crujiente, sabrosa, digestiva, depurativa y sana… tanto que ni la OMS se atrevería a desprestigiarla. Se trata, sin duda, de una de las delicias de nuestra carta. Otra de las exquisiteces de nuestra huerta Navarra, (como sucediera con las judías verdes Imanol), hortaliza repleta de vitaminas, antioxidantes y minerales, diurética y nuestra amiga contra el colesterol, la acidez de estómago y nos ayuda a prevenir el cáncer.

¿Qué más decir…?

La alcachofa frita es uno de los platos con mejor acogida en Asador Imanol. Como decíamos antes, a modo de guarnición, como entrante, con su sabor “metálico” y acaramelado: combinación explosiva en el paladar, sin más misterio que freírlas en aceite de oliva virgen extra, con un poco de sal. Glorioso.

No podemos por menos que confesar nuestra devoción hacia este plato, tan sencillo como efectivo. Devoción y satisfacción, nuestra y vuestra, pues no hay cliente/amigo que las pida y las coma que no se quede con un buen sabor de boca. Los más nos felicitan abiertamente, otros lo callan, pero nos arrancan una sonrisa igualmente porque la expresión de felicidad se les queda reflejada es sus rostros delata su placer.

No podemos despedirnos sin aclarar la broma con que empezábamos este artículo. No hay tal broma. Los hechos y quienes ya han catado esta delicatesen pueden acreditarlo: si las pruebas repites, y si ya las conoces a buen seguro que estarás rememorando cómo crujen nuestras alcachofas cuando entran en tu boca. Cómo endulzan tu paladar, se expanden por tu boca, sin invadir, sin repetir, repetir… repetir… el único que repetirá serás tú.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Restaurante Imanol
a Olga y María